• Guillermo Franco-del-Rio

¿Qué pasa si no vacuno a mis hijos?

Actualizado: 19 de feb de 2019


Muchos abuelos de las familias modernas nacieron a principios del siglo pasado, entre 1910 y 1930. En ese tiempo, las familias eran más grandes de lo que son ahora y todos los hermanos de los abuelos podían llenar una mesa completa.


En aquel entonces, uno de cada cinco niños moría durante los primeros cinco años de vida, la mayoría por enfermedades infecciosas.


Era común que los padres enterraran al menos a un hijo.


Cien años después. ¿Cuántos de sus amigos han perdido a un hijo por una enfermedad infecciosa? Si usted es como la mayoría, la respuesta es ninguno. La razón principal de esto se puede resumir, en una palabra: vacunación.



Durante el transcurso del siglo XX, aproximadamente 350 millones de personas que habrían muerto de enfermedades prevenibles por vacunación vivieron una vida plena y gratificante debido a las vacunas que recibieron. Compare esto con los 170 millones de personas que se estima que han muerto en todas las guerras combinadas durante el mismo siglo. Dicho de otra manera, las vacunas conservan dos veces mas vidas que las que se perdieron en la guerra durante los 100 años más destructivos de la historia humana.


A pesar de estos logros milagrosos, muchos padres de familia cuestionan hoy en día abiertamente en foros o en redes sociales el valor y seguridad de la vacunación. Todos ellos quieren lo mejor para sus hijos; aunque seguramente, ninguno ha enterrado a uno de ellos muerto por alguna enfermedad prevenible como sarampión o meningitis. Ellos tampoco han dejado de llevar a sus hijos a la natación por temor a despertar en pocas semanas paralizados por la poliomielitis. Afortunadamente ellos tampoco han vivido en carne propia estas enfermedades debido al éxito mismo de las vacunas que cuestionan.


Si una vacuna funciona, entonces “no se ve el beneficio”porque no se puede ver lo que no ocurrió (es decir la enfermedad que nunca sucedió). Pueden, sin embargo, hablar con sus abuelos o sus bisabuelos sobre lo que era antes de que tuviéramos estos milagros. Estos testimonios personales de la familia pueden equilibrar el ruido constante que se genera por una muy pequeña minoría de opositores y de este modo restablecer la perspectiva de por qué debemos vacunar completamente y a tiempo.


En esta era global, todas las enfermedades prevenibles por vacunación están a lo sumo a 18 horas de distancia en avión - como lo demuestra el grave brote de sarampión en Brasil, Venezuela, Chile, Canadá, Colombia y algunos paises de Europa o el de tosferina, paperas y sarapión en Estados Unidos.


Si alguien todavía duda en proteger a su hijo a través de la vacunación, una pregunta razonable es: "Sin vacunación, entonces, ¿qué?"


Las respuestas son:

  • Sin vacunación, a continuación, esterilidad (paperas).

  • Sin vacunación, a continuación, parálisis (polio).

  • Sin vacunación, a continuación, sordera (neumococo, meningococo, el Haemophilus influenzae tipo b [Hib], rubéola).

  • Sin vacunación, a continuación, daño cerebral (sarampión, varicela, tos ferina).

  • Sin vacunación daños congénitos permanentes (rubéola).

  • Sin vacunación, cáncer (virus del papiloma humano, hepatitis B).

  • Sin vacunación, incluso muerte (Hib, neumococo, meningococo, la poliomielitis, la varicela, el sarampión, la difteria, el tétanos, la tos ferina).

Hay una historia de un hombre en el tejado de su casa durante una inundación. Un bote salvavidas se acercó y se ofreció a llevarlo a un lugar seguro, pero se negó a subir diciendo que Dios lo salvaría. Un segundo y un tercer bote salvavidas también llegaron y otra vez el hombre se negó a subir. Finalmente, se ahogó en las aguas crecientes, y cuando llegó al cielo le preguntó a Dios por qué no lo había salvado. Dios respondió: "¡Yo te he enviado tres barcos!"


Las vacunas son los botes salvavidas. Por favor tome uno para proteger a sus hijos.

#PediatraEnLinea #Vacunas #Protección #Meningitis #Polio #Paperas #Esterilidad #MalformacionesCongenitas

105 vistas

Pediatra en Línea

Clínica Pediatría Neonatología

Dr. Guillermo Franco del Río

Antonio Pérez Alcocer 71 Colonia Ensueño Querétaro México 76178

Atención Personal

 

442-215-9053

442-216-3995

©2020 Dr. Guillermo Franco del Rio - Consulte nuestro Aviso de Privacidad

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest