• Guillermo Franco-del-Rio

¿Dolor de huesos por crecimiento?

Actualizado: 23 de ene de 2019


Recuerdo este caso, un niño de 5 años. Cada vez que participaba en las fiestas infantiles o pedaleaba su auto de carreras se quejaba de dolor en ambas piernas, debajo de la rodilla, a veces tan intenso que lo hacía despertar al igual que a sus angustiados padres. Después de revisar todo y observar cuidadosamente las piernas de su hijo no encontraban motivo del dolor. Aplicaban un masaje caliente y daban un analgésico, después de un rato todos podían conciliar el sueño y la calma volvía a la noche.




Por la mañana era la recapitulación de lo sucedido, al preguntarle a su hijo si tenía alguna molestia él no se quejaba de nada y alegremente iba a la escuela, entonces sus padres atribuían lo sucedido sencillamente a “dolores de crecimiento”. A su padre le había sucedido lo mismo de pequeño, su hijo era prácticamente idéntico a él y no había razón para pensar en otra cosa. - Estaba creciendo y era muy juguetón -. En el fondo les preocupaba y decidieron consultar a su médico. - ¡Se escuchaban tantas cosas y enfermedades graves! -


No encontré ningún dato de alarma en la exploración física y los exámenes de sangre y las radiografías de los huesos no tenían anormalidades o sospecha de alguna enfermedad. Entonces pude explicarles que no había nada grave, que el dolor tampoco era debido al crecimiento de su hijo, sino que se debía a la actividad muscular durante el día.


Los dolores de piernas se deben generalmente a que los músculos y tendones han sido expuestos a un trabajo intenso y se ha exigido un estiramiento mayor de lo permitido. Las molestias se presentan en los momentos de reposo, particularmente la noche, se localizan en la zona blanda carnosa, no en las articulaciones, generalmente son en las dos piernas, mejoran con el masaje caliente, no hay inflamación, hinchazón ni deformación y tampoco es duradero o constante y casi siempre está asociado a mayor actividad muscular durante el día.


Los huesos no duelen por crecimiento. ¡Sería terrible vivir con dolor continuo los primeros 20 años de la vida!


Lo importante es diferenciar los síntomas leves y transitorios del dolor, buscar los signos de alarma que hemos descrito antes y que tu médico descarte la presencia de alguna enfermedad asociada. Sólo así se puede establecer el diagnóstico adecuado, excluyendo enfermedades importantes.


¿Como prevenir el dolor?


Para prevenir las molestias de tu hijo ayuda que antes de dormir hagas 10 repeticiones de cada uno de los siguientes ejercicios, procurando que la fuerza que aplicas no lo lastime pero que la tensión relaje sus músculos y tendones durante 10 segundos continuos.

Flexiona el pie hacia la rodilla con una tensión soportable, siente como los músculos se mueven y se tensionan suavemente.



Boca abajo, flexiona la pierna sobre el muslo en dirección hacia el glúteo. Coloca tu mano en el ángulo de la pierna para darle mayor control a la flexión.








Sentado, abre las piernas suavemente empujando sus rodillas hacia la mesa, los pies deben tocarse en ambas plantas.













Si tu hijo tiene dolor no lo ignores. Siempre hay que buscar la causa. El famoso “dolor de crecimiento” es casi siempre benigno y transitorio. Recuerda, siempre consulta a tu médico.


#PediatraEnLinea #DolorDeCrecimiento #Ortopedia #CrecimientoYDesarrollo #Deportes


Pediatra en Línea

Clínica Pediatría Neonatología

Dr. Guillermo Franco del Río

Antonio Pérez Alcocer 71 Colonia Ensueño Querétaro México 76178

Atención Personal

 

442-215-9053

442-216-3995

©2020 Dr. Guillermo Franco del Rio - Consulte nuestro Aviso de Privacidad

  • Facebook
  • Instagram
  • Pinterest